NEW
Poker Online

de un acucioso periodista

That’s why Jim’s car died. After finding a website in Texas that sells them for research and giving them the serial number on the one he found, he was told it was shipped to Oberman to that address. They walk inside the shed to find alien paraphernalia everywhere including the “alien” seen on the autopsy video.

cheap jerseys If that s the case, Worcester will soon be overloaded with defensemen. The Sharks signed their first amateur player of the tryout season. He is defenseman Joe Loprieno, a 22 year old who played three years for Merrimack College. Will be more pressure, says Ryan, who will be paid $5,562,500 each of the next two seasons. Anaheim, if you have a bad game, the team knows about it and that’s about it. Aside from the fans that write on the message boards, there’s not a whole lot of a peanut gallery. cheap jerseys

Cheap Jerseys from china In early September 2009, satellite measurements implied that most of the ice in the Beaufort Sea either was thick ice that had been there for multiple years or was thick, first year ice. However, in situ observations made in September 2009 by Barber et al. Show that much of the ice was in fact “rotten” ice ice that is thinner, heavily decayed, and structurally weak due to a uniform temperature throughout. Cheap Jerseys from china

wholesale jerseys from china Mi rcoles,31 de Julio de 2002Ahora resulta, que medio pa s se encuentra descubriendo la personalidad, de aquel que en vida se llam Joaqu n Balaguer y quienes lo hacen, lo est n haciendo con la pasi n que encierra,cheappauthenticjerseys todo el que siente que su vida se le acaba y que debe agarrarse de un motivo para continuar existiendo.En el caso que nos ocupa, el hecho nace, porque todos los pol ticos y sin excepci n de ninguna bander a, al f n se han dado cuenta de que para ellos, es demasiado importante que el ciudadano com n tenga bi n presente al mito Balaguer, como la nica manera que la generalidad tiene, para lograr cierto tipo de empat a, con una ciudadan a que no s lo ya no cree en las ejecutorias de quienes les han dirig do o gobiernan, sino que a prop sito del fallecimiento cristiano del viejo caudillo, empiezan a darse cuenta de la necesidad, de levantar o quitar aquellas amarras emocionales, que les ataban a una personalidad, que por su peor lado, hab a logrado secuestrarles su leg tima voluntad para sent rse ciudadanos plenamente libres.Los pol ticos comenzando por los del gobierno y en particular por el propio presidente de la Rep blica, Hip lito Mej a, asumen, que los tiempos que se les avecinan son extremadamente tormentosos y es que ellos y mucho m s que cualquier otro segmento de poder, sienten que al rseles el pretexto que ten an para lograr maniatar voluntades, les ha dejado en la orfandad propia del que sabe, que ya no hay frenos que impidan que el p blico, empiece a reclamar sus derechos y es frente a esa realidad, que entienden que les vienen tiempos de grandes conflictos y pesadumbres.Por lo pronto, comet do el desat no pol tico de empezar el destape p blico, sobre la verdadera personalidad escondida del ex mandatario, el poder de su mito empezar a debilitarse y cuando la gente haya terminado por perderle el respeto, igual ndole a sus propias condiciones materiales, los pol ticos como los componentes de los poderes f cticos sabr n muy bien, que cualquier d a la transici n pol tica estallar llena de violencia.Y es que esas revelaciones sobre los hijos que tuvo y a los que no les di, no s lo el apell do, sino el apoyo moral y material necesario para que se desarrollaran, contribuir n a que la gente vea en Balaguer, a un hombre al que debe perd rsele el respeto, porque como padre, fue la negaci n absoluta de la responsabilidad.Que se conozca tambi n de un documento p blico, obtenido por el inter s de un acucioso periodista con madera de historiador, V ctor Grimaldi, en la actualidad un periodista al servicio del Gobierno, que testimonia fehacientemente que Balaguer, el 3 de noviembre del 1916,teniendo 11 a os de edad y en compa a de sus padres, viaj a Nueva York a bordo del vapor Iroquis, saliendo del puerto de Montecristi y que la familia se hosped en el hotel Bellamar de aquella ciudad y que el formulario del servicio de inmigraci n estadounidense, lo registr como ciudadano de los Estados Unidos, en raz n de que sus padres eran puertorrique os y que en ese documento oficial aparece registrado con su fecha de nacimiento original: 1ro de septiembre del 1905,son datos hist ricos y reales que lo nico que har n, es que m s temprano que tarde el mito Balaguer estalle en miles de pedazos.Pues ahora acontece que el gran hombre p blico, n que no fuera dominicano, porque se sabe que hab a nac do en el pa s, sino que desde adolescente, ya era ciudadano de otra naci n y que a n con ese estado civil, equ voco, de acuerdo a las Constituciones de la naci n y leyes de la poca para hacer vida pol tica en su pa s de nacimiento, ya adulto, se lanz a la carrera p blica y ese descubrimiento lo que har, ser profundizar en el an lisis, respecto a la supuesta reciedumbre moral de la que tanto el pol tico hiciera galas.Es dec r, poco que menos, estamos ante un fraude colosal que hiere sensiblemente la viabilidad y existencia de todas las instituciones republicanas, desde el punto de vista, de que durante 74 a os ese hombre fue un factor de poder, que hizo y transform el poder y que le impuso su propio sello.En ese aspecto, tan pronto las generaciones experimentadas como las nuevas generaciones, hagan conciencia de esta verdadera realidad, que se encerraba en la personalidad escond da del ex presidente, ser poco lo que habr que hablar para convencer a la naci n, en cuanto a que enterrando para siempre la memoria del gran gobernante, se podr an crear las bases, para lograr que la ciudadan a rompa con la composici n del sistema pol tico existente y se aboque a la creaci n de otro nuevo y cierto y en el que sus l deres no les mientan a la Rep blica.Porque lo m s grave en las revelaciones del documento de Grimaldi y que el List n Diario rese ara en su primera p gina, es el tremendo fallo moral que emerge inequ vocamente de la figura de Balaguer y que en modo alguno le hace bi n a su memoria. Sencillamente y aunque duela, fue un pol tico, presidente y l der perjuro, le minti a sus ciudadanos y por lo tanto, nada debe creerse respecto a todo cuanto haya dicho o escrito para formarse la coraza monol tica que durante tanto tiempo, le present a todos los dominicanos.En t rminos estrictamente pol ticos, no hay ni que dec r que tales revelaciones, van a infringirle una fuerte herida en su credibilidad, a su propio partido el Reformista Social Cristiano (PRSC) y por lo que veremos, en la medida que el destape Balaguer se profundice, que todos aquellos que a lo largo de todos estos a os estuvieron m s cerca de ese l der, ser n los m s perjudicados en sus propias carreras pol ticas, ya que tambi n ellos, al ocultar esa realidad, mintieron y cometieron fraude contra toda la naci n.En lo inmediato, no es que el mito Balaguer se vendr abajo r pidamente. Para ser sinceros, pasar n todav
https://www.cheappauthenticjerseys.com/
a de dos a cinco a os antes de que definitivamente su memoria quede sepultada como el pol tico que fu y por eso no vac lamos en observar, que ahora, los l deres pol ticos que se siguen repartiendo al pa s, necesitan de la imagen de Balaguer, para garantizarse sus propias sobrevivencias p blicas, pero lo han hecho mal con el destape y seguro que pagar n las consecuencias de su error.De paso hay que reconocer, que con el documento que ha sido revelado, tanto el periodista que a fuerza de investigaci n lo obtuviera y el peri dico que lo publicara, le han hecho un inestimable servicio p blico a todos los dominicanos y al pa s, pues el pol tico queda desnudado de una manera tan extrema, que de aqu a un a o veremos los resultados iniciales de ste escarceo, en la p rdida ostensible de adherentes a su memoria.Es por eso y como si estuvieran agarrados a un clavo ardiendo, que los miembros del aparato pol tico se ha decidido por mantener bi n viva esa memoria, como una manera de ganar tiempo en lo que cada sector de poder trata de hacer o efectuar las alianzas necesarias, que les permita todav a sentir, que podr an prolongar la transici n generacional, por lo menos hasta el 2008, pero al caer en lo del destape, hay que insist r, sus planes se les vendr n a los suelos.Mientras tanto, lo nico que a Balaguer le salvar a de no sucumb r en la memoria de todos, ser a, si apareciesen los tomos no publicados de esa especie de memorias secretas, que se entiende que dej escritas y en las que l mismo revele todo cuanto ahora se est conociendo sobre su persona, como individuo, como ser humano, por lo menos lo suficiente, como para que la memoria hist rica no lo relegue a la condici n de haber sido un gran tramposo.Entonces tenemos, que de los tres grandes l deres pol ticos dominicanos de la etapa de los 41 a os post Trujillo, dos, eran dominicanos de primera generaci n wholesale jerseys from china.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*